Este blog gira en torno a una idea que he decidido hacer realidad y que, si bien se me había pasado fugazmente por la cabeza, aún no había hecho ese “clic” que todo plan tiene que hacer. Pero el clic ha llegado y la decisión está tomada: ¡voy a lanzarme a la aventura! Dejo Madrid una temporada para viajar por ahí aprovechando que soy autónoma y solo necesito un ordenador y conexión a Internet para trabajar. ¡Por fin voy a sacarle partido a esta libertad que te proporciona ser traductora freelance!

La verdad es que escribir me ayuda a organizar y estructurar mis ideas y, quizá por eso, he decidido compartir contigo lo que escriba según se desarrolle este plan. Después de leer muchos blogs de viajes, me gusta la idea de publicar mis experiencias para que otros lectores puedan disfrutar con ellas, aprovecharlas o, simplemente, acompañarme en el camino. Eso sí, como este plan choca de pleno con mi afán de control, no tengo claro cuánto tiempo durarán mis idas y venidas ni cuánto tardaré en volver a Madrid (¡si vuelvo…!). Me estoy obligando a superar las ganas de organizarlo todo porque creo que este plan se presta a la improvisación. Ahora voy a contestar a las preguntas que yo misma he necesitado contestarme y cuyas respuestas quizá también te interese conocer a ti:

¿Por qué te vas?

Porque es el momento. En una época en la que a mi alrededor todo parece irse asentando (cambios de trabajo, compromisos, hipotecas, hijos), siento que a mí el cuerpo me pide marcha. Y tengo el trabajo perfecto para dársela.

¿Para qué te vas?

Tan importante es preguntarse por qué como para qué. En este caso, creo que necesito viajar de una manera diferente a la que he conocido hasta ahora, que, de tan dinámica, me agotaba (varios días en un albergue pateándome la ciudad y llegando muerta a la hora de dormir con tapones). Quiero ser viajera y vivir los sitios, no ser “solo” una turista.

¿Ya no te gusta Madrid?

Me gusta Madrid. Me gustan sus calles, sus edificios, sus balcones, sus colores y el Retiro en cualquier estación del año. Lo que necesito es cogerla con más ganas y perder de vista los otros aspectos que no me gustan tanto: la agresividad (de los conductores, sobre todo), el hartazgo de pasar horas en metro solo para desplazarse de un punto a otro, las grandes distancias, la frialdad de la gran ciudad, la contaminación, los precios…

¿Qué vas a hacer con el piso donde vives?

Dejo el piso para así poder dedicar el dinero del alquiler a pagar el alojamiento del país que elija.

¿Por qué empiezas por Oporto?

Porque me gustó mucho cuando fui, pero no pude disfrutarla por temas médicos. Además, creo que es una buena forma de empezar esta nueva etapa: con algo cercano que no me provoque un gran choque y que pueda amilanarme para seguir viajando.

¿Cuándo te vas?

Mi aventura empieza el 22 de enero. Viviré durante un mes en Oporto y después, tras pasar por Madrid unos días para el tema de que me ajusten la ortodoncia, viajaré a otro sitio (o, quién sabe, quizá vuelva a Oporto si me he quedado con ganas de más).

18 Comments


  1. Mentxu Orihuela 02/12/2017 at 20:09

    ¡Felicidades valiente! te deseo lo mejor aunque por supuesto te seguiremos por aquí para leer todas esas experiencias que están por venir.
    Un saludo,
    Mentxu



  2. Caracol Viajero 17/11/2017 at 21:44

    ¡Pues bienvenida al mundo de al mundo del blog de viajes con la traducción entre medias!

    ¡Estamos en contacto! 🙂


  3. Laura 09/11/2017 at 20:08

    Vaya, ¡qué sorpresa! Cuando anunciaste en Twitter que se iba a producir un gran cambio en tu vida, no me imaginaba esto, no sé por qué pensaba que te ibas a hacer youtuber.
    Me pica mucho la curiosidad y, sin duda, leeré tus publicaciones, ¡que tengas muy buen viaje!



  4. Iris Permuy 07/11/2017 at 15:23

    Hola, Merche. No sabes lo contenta que estoy por ti.
    Yo llevo años haciendo esto del slow traveling, pero no sabía que tenía ese nombre, je, je. Tenía claro que no estaba preparada (ni psicológica ni económicamente) para dejarlo todo y viajar, pero soy la clase de persona que se vuelve gris en la rutina. Así que empecé a buscar y aprovechar todas las oportunidades que tenía de estudiar y trabajar en el extranjero. Así, he vivido mes y medio en Bélgica, mes y medio en París, nueve meses en Pennsylvania, nueve en Londres, diez en Arkansas y ahora tres en Syracuse. Entre medias, he viajado como turista a otros 30 países, y definitivamente no se vive igual, no se disfruta igual, no aporta lo mismo.
    En febrero acaba mi beca de doctorado y voy a intentar lanzarme a la vida de nómada digital, dependiendo de cómo le vaya la empresa a mi pareja, que también es freelance, pero está montando un estudio en Barcelona. Mi idea es vivir un par de meses en Lisboa, un par en Praga, un par en Zagreb y un par en Florencia, así que te seguiré de cerca para encontrar inspiración y aprender de tu experiencia.
    Un besazo.
    Iris.


    1. Merche García Lledó 08/11/2017 at 19:46

      ¡Hola, Iris! Qué ilusión que te pases a comentar por aquí 🙂
      Tú, junto con Eli, eres una de mis personas de referencia en cuanto a la “facilidad” de viajar. Desde luego, a veces no es solo que uno no esté preparado para dejarlo todo e irse, sino que ocurre incluso que no hay necesidad, y en ese momento me encuentro yo. Hay muchas personas que viajan huyendo y muy pocas viajan cuando todo en sus vidas está bien y simplemente quieren disfrutar aún más de sus días :).

      Me alegra que dejes por aquí tu punto de vista sobre la diferencia entre viajar como turista y viajar como… ¿viajera? ¿slow traveler? Aunque mis experiencias han sido de estudios o trabajo (un mes en Edimburgo, un mes en Bognor [Inglaterra], cuatro meses en Reykjavik y cuatro en Ginebra), pude sentir aquello de no ser turista sino habitante, y es una experiencia muy diferente a la del turista que está con la cámara al hombro, con el mapa a cuestas y que acaba el día reventado.

      ¡Estamos en contacto!


  5. Anahí 07/11/2017 at 12:09

    ¡Mucho ánimo en esta nueva aventura! Aquí tienes una lectora más que, con ansia viva, esperará cada nueva publicación sobre tu pedazo de viaje como agua de mayo.

    🙂


    1. Merche García Lledó 07/11/2017 at 12:59

      ¡Muchas gracias, Anahí! ¡Espero que las publicaciones estén a la altura de las expectativas! Un abrazo 😉


  6. Victoria Bañales 07/11/2017 at 02:00

    ¡Enhorabuena, Merche! He seguido tu blog de traducción y ahora voy a seguir este nuevo con muchas ganas de aprender más sobre cada uno de esos futuros destinos. Good luck & have fun!


    1. Merche García Lledó 07/11/2017 at 12:58

      ¡Muchas gracias, Victoria! Me alegro de que también vayas a seguir este, espero ser igual de constante, aunque probablemente lo sea más aún, dado el tema, jaja. ¡Un abrazo!


  7. Rocío 06/11/2017 at 19:06

    ¡Ánimo con la nueva aventura! Me siento tan reflejada, con tus mismas inquietudes y “self-questions”.


    1. Merche 06/11/2017 at 19:29

      ¡Muchas gracias, Rocío! ¡Cuéntame cuáles son esas inquietudes que compartes, ya tengo curiosidad! Jejeje.


  8. Eli 06/11/2017 at 17:31

    Menos mal que vamos ganando adeptos a viajar por el mundo. A partir de ahora, ya no tenemos excusa para no visitarnos cuando estemos en distintos países. Mucho ánimo, es una aventura preciosa. Tengo muchas ganas de leer lo que te vaya pasando.


    1. Merche 06/11/2017 at 19:28

      Eli, me ha hecho mucha ilusión que hayas sido precisamente tú la primera en comentar. Tengo muchas ganas de empezar esta aventura de la que te he hecho partícipe desde el día uno por motivos obvios. ¡Gracias por inspirarme y animarme a dar el salto! Un abrazote y nos vemos en la cena del restaurante indio esta semana 😉


      1. Eli 07/11/2017 at 13:58

        Da gusto hablar contigo del tema. A veces, siento que la gente me mira como si yo fuera un perro verde por viajar tanto. ¡Qué ganas de verte y de comentar la jugada! No podría hacer otra cosa que animarte, es una de las «manías» que se me han pegado: ¡todo el mundo debería disfrutar de viajar!


        1. Merche García Lledó 08/11/2017 at 19:42

          Bueno, verde estarán de envidia, mujer. La verdad es que cuando alguien ve claro algo, no puede evitar animar a los demás a probarlo. ¡Nos vemos mañana!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *